domingo, 13 de mayo de 2012

¡ NO TENGO TIEMPO!


Cada vez oigo más esta expresión "¡no tengo tiempo!".
Es como si el tiempo se estuviese convirtiendo en un enemigo y los relojes, agendas y calendarios en sus más sutiles armas.
Es como si hubiésemos cosificado el tiempo: lo consideramos y lo vivimos como una cosa que se puede tener, ahorrar, ganar o perder.
Lo que no hace sino advertirnos que quizá estemos cosificando toda la existencia.
El tiempo se me escurre como el agua por la reseca arena de la playa. La vida corre y, lo peor de todo, es que muchas veces yo no voy con ella.
He olvidado que el tiempo no se gasta sino que se crea, que no es cuestión de tener tiempo, sino que el tiempo me tenga, me reciba y me acoja.
Hay una manera de vivir la temporalidad que adopta la forma del agobio, del estrés, de la saturación o la prisa. Mas también puedo vivirla desde la paciencia, la serenidad y el equilibrio.
No puedo añadir ni un solo segundo a mis días; por lo tanto no tiene sentido pedir más tiempo sino repartirlo, organizarlo y, sobre todo, vivirlo mejor.
¡No tengo tiempo!  es otra forma de decir ¡No me tengo a mí mismo!, es el grito desesperado de cuantos seguimos aspirando o creemos ser directores generales del Universo.
La sensación de no tener tiempo es la vivencia cotidiana de quien se agobia porque no sabe que es eterno y quiere hacerlo todo y hacer de todo...en un día...en un año...en una vida.
Me quejo de falta de tiempo cuando soy incapaz de vivir la plenitud en aquello que precisamente hago y vivo en ese momento y por tanto necesito el minuto siguiente para vivir aquello que dejo escapar de la vivencia presente.
¡Sí, tengo tiempo! .El justo y necesario para que descubra y estruje las entrañas de la vida, la maravilla del amor y del servicio, el misterio del ser humano, sus grandezas y miserias.
Se me ha otorgado el tiempo imprescindible para que mi paso por la vida sea un regalo para el mundo.
Por eso, estoy llamado a vivir y dar testimonio de "libertad del tiempo", aunque las correas de mi reloj estén completamente apretadas.
Nunca más diré “no tiempo tiempo” porque  lo que tengo, tal vez, no sea sino “un exceso de tareas”.

                   JOSÉ MARÍA TORO.
           Texto del libro "LA VIDA MAESTRA" (2ª edición) pág.41. Editorial Desclée 

 JOSÉ MARÍA TORO. Maestro. Escritor. Formador y conferenciante.
Autor de "Educar con Co-razón" (19ªed.),"La Sabiduría de Vivir"(4ªed.) 

y "Descanser. Descansar para Ser" (3ª ed.) publicados por la Editorial Desclée de Brouwer.  


MAESTROS DEL CORAZON. Hacia una Pedagogía de la Interioridad. (2ª ed.)
Información libro http://bit.ly/JVhQjX

FACEBOOK. "José María Toro Alé" https://www.facebook.com/josemariatoro
TWITTER: @josemariatoro
Canal Youtube: http://www.youtube.com/jomato1961

1 comentario:

  1. Hola espectadores online, soy Alfonso Vázquez de México. Estoy aquí para compartir mi testimonio sobre cómo me ayudaron a recuperar a mi esposa. Yo era un tramposo y mi esposa me atrapó varias veces. Traté de arreglarme y cada vez terminé haciendo trampa una y otra vez. Supongo que no me di cuenta de lo que ella significaba para mí hasta que me dejó en paz... Comencé a encontrar una manera de recuperarla, pero nada parece funcionar perfectamente hasta que encontré un artículo sobre Lord Zakuza, quien ayudó a muchas personas en todo el mundo a recuperar sus relaciones. Me puse en contacto con él y me aseguró que mi esposa volvería a mí en 48 horas con sus poderosas magias y pagué 410 euros por los materiales necesarios para el trabajo. Sorprendentemente, mi esposa regresó a casa después de 3 días diciendo que todavía me ama y juré que nunca más la engañaría. Todo gracias a Lord Zakuza. Puede charlar con él en su número de WhatsApp a través del + 1740-573-9483.

    ResponderEliminar