lunes, 3 de septiembre de 2012

Trabajar con corazón.


Audio que recoge parte de uno de los ejercicios-experiencias realizados en la sesión formativa con el FOAPAZ de Córdoba (febrero 2010).


Esta parte del ejercicio es una exaltación a la nobleza y responsabilidad de la labor docente, ejercida desde el amor y la entrega.




TEXTO DEL EJERCICIO.



Cuando trabajamos nos convertimos en una flauta a través de cuyo corazón se transforma en música el murmullo de las horas.
Siempre se nos ha dicho que el trabajo es una maldición y la labor una  desgracia; pero cuando trabajamos cumplimos con una parte del sueño más remoto de la tierra, el cual nos fue asignado cuando ese sueño nació.
Y al amar nuestro trabajo, estamos en realidad amando la vida. Y el amor a la vida por medio del trabajo, es intimar con su secreto más hondo.
La vida es, efectivamente, penumbra, excepto cuando en ella hallamos estímulo. Y todo estímulo es ciego si no existe conocimiento, Y todo conocimiento es inútil, si no va acompañado por el trabajo, Y todo trabajo es cosa vacía salvo cuando existe amor.
Cuando trabajamos con amor nos juntamos uno al otro y sintonizamos con el Corazón de la Vida.
¿Y qué es trabajar con amor? Es tejer la tela con hilos sacados de nuestro corazón, es como si nuestro ser más amado tuviera que vestirse con esa tela.
Es construir una casa con cariño, como si nuestro ser más amado hubiese de morar en ella. Es como poner la semilla en el surco con ternura y recolectar la cosecha con alegría, como si nuestro ser más amado hubiera de comer su fruto.
Es impregnar todas las cosas que efectuamos con el aliento de nuestro propio espíritu. Y saber que todos los muertos benditos se alzan frente a nosotros en el momento en el que desarrollamos cada tarea y nos miran.
El trabajo es un amor que se hace tangible. Y si no podemos trabajar con amor sino tan sólo con desagrado, tal vez fuese preferible que dejásemos de trabajar y tomásemos asiento a la entrada del templo para pedir limosna a los que trabajan con alegría.
Porque si cocinamos el pan con indiferencia estamos cociendo un pan amargo que alimenta sólo a medias el hambre del hombre. Y si pisamos las uvas con disgusto, ese disgusto será como un veneno destilado en el vino. Y si cantamos como ángeles, pero no amamos el canto, tapamos los oídos de hombres y mujeres, de niños y ancianos para que no puedan escuchar las voces del día y las de la noche.
                                                                          JOSÉ MARÍA TORO.
        Adaptación de un texto de K. Gibrán


JOSÉ MARÍA TORO. Maestro. Escritor. Formador y conferenciante.
Autor, entre otros, de "Educar con Co-razón" (14ª ed.), "La Sabiduría de Vivir" (3ª ed.) y "Descanser. Descansar para Ser" (2ª ed.) publicados por la Editorial Desclée de Brouwer.




MAESTROS DEL CORAZON. Hacia una Pedagogía de la Interioridad. Información libro http://bit.ly/JVhQjX 

Información SOBRE JOSÉ MARÍA TORO:
edesclee.com/index.php/manufacturers,567
FACEBOOK. "José María Toro Alé" facebook.com/josemariatoro
TWITTER: @josemariatoro
Canal Youtube: youtube.com/jomato1961




5 comentarios:

  1. NO VALORAMOS LO QUE TENEMOS HASTA QUE LO PERDEMOS . VALORA Y DISFRUTA DE TU TRABAJO , PON AMOR , ENTUSIASMO Y ENTREGA TODO TU SER PARA ESA PARTE DE TU VIDA QUE ES " TRABAJAR " . CUANDO LO PIERDES O TU CUERPO NO TE PERMITE TRABAJAR , ES CUANDO DARÍAS TODO LO QUE POSEES PARA PODER DECIR " HOY ME LEVANTO CON GANAS DE IR A MI TRABAJO " Un saludo para tod@s los que trabajan y para los que no pueden realizar una actividad laboral , también a todos quellos que buscan un trabajo y las circunstancias no le dan la oportunidad. Saludosssss

    ResponderEliminar
  2. Esta mañana una compañera, al ver un método que había ideado a base de paneles y tarjetas para motivar el aprendizaje de mis alumnos, me comentó: " ¿Tú por las tardes no tienes vida propia?".
    Sí que la tengo querida compañera. Alguna noche, al darme cuenta de que no pude ir a hacer esas compras que creía imprescindibles, o al no haber podido tomar esa cerveza, creo haber perdido parte de la misma.
    Sin embargo, cada mañana revivo. Me reviven sus miradas curiosas, esperando esa "sorpresa" que he preparado solo y exclusivamente para ellos.
    Mi corazón se hace grande, al alimentarse de los suyos.

    ResponderEliminar
  3. Que hermoso trabajo el nuestro...poder dejar amor en las entretelas de corazones que están tan abiertos a amar...y amarán.... Eso es tejer para el futuro

    ResponderEliminar
  4. Que hermoso trabajo el nuestro...poder dejar amor en las entretelas de corazones que están tan abiertos a amar...y amarán.... Eso es tejer para el futuro

    ResponderEliminar
  5. Que hermoso trabajo el nuestro...poder dejar amor en las entretelas de corazones que están tan abiertos a amar...y amarán.... Eso es tejer para el futuro

    ResponderEliminar