jueves, 31 de mayo de 2012

El bueno nunca es tonto

La Bondad consiste en dar el “bien”, en ofrecer lo bueno, lo que no daña al otro ni le perjudica. Pero también significa o implica dar bien, es decir, apropiada y justamente.

“Es tan bueno que parece tonto”. Es ésta una expresión tan frecuente como popular pero que sólo adquiere sentido aplicado al ego, en tanto y en cuanto “quiere parecer tan bueno que es tonto”.
Sólo nuestro falso yo, la imagen que queremos mostar, el personaje que nos gusta representar de cara a la galería confunde la bondad con la estulticia o la estupidez.

De la persona buena puede sacarse mucho provecho, ya que es una fuente de benevolencia, dulzura y entrega pero nadie puede aprovecharse de ella, simplemente porque nunca lo permitiría. Si dejo que alguien se aproveche de mi yo me convierto en víctima y, en ese mismo instante, estoy conformando o manteniendo al otro como agresor.

Si algo caracteriza al que es bueno es su estar despierto y su lucidez. Por eso sabe dar lo justo a quien lo necesita, cuando  es conveniente y del modo más adecuado”. Nunca da lo innecesario ni se ofrece para lo superfluo y jamás hace nada por el otro que éste pueda hacer por sí mismo.

El bueno colabora, el necio reemplaza.
El bueno responde, el tonto se adelanta.
El bueno hace con el otro, el necio hace por el otro.
El bueno acompaña, el tonto sustituye. Aquél ayuda, éste soluciona.


La persona buena no renuncia a nada para colmar el exceso de otros, pero puede renunciar a cualquier cosa para satisfacer la demanda justa de alguien realmente necesitado. La renuncia o donación del bueno es siempre un gesto de afirmación y por eso es vivido con satisfacción y gozo. No se siente menguar en nada porque siempre está colmado de su sí mismo.

Finalmente, también huye de la tentación de universalizar su bien porque reconoce que no necesariamente lo bueno para él es bueno para otros.
El bueno vive siempre su capacidad de donación y entrega hasta el extremo, pero no en exceso.

            De libro ("La Sabiduría de Vivir" 3ª edición. Ed. Desclée de Brouwer)
                

2 comentarios:

  1. Buenos días es lamentable socialmente hablando,que existan esas comparaciones y lo peor del caso,es que muchísimas veces he escuchado a padres y madres decírselo a sus hijos /as..Muchas gracias por estar y por tus bellas palabras :)

    ResponderEliminar
  2. Exacto,el bueno,nunca es tonta, sabe dar lo justo a quien lo necesita pero nunca rompera su carrera,la nobleza.

    ResponderEliminar