lunes, 4 de enero de 2016

CARTA DE LOS REYES MAGOS A LOS NIÑOS Y NIÑAS DE HOY. La historia del 4º Rey Mago.

Queridos niños y niñas:

Hemos recibido vuestras cartas. Las hemos leído de una en una, cerrando los ojos y abriendo el corazón para saber no sólo qué queréis sino para percibir también el latido que subyace en vuestras peticiones y el pulso que sostiene vuestros deseos.
Observamos cómo la mano os tiembla al escribir y no tanto por la vibración de un alma que se ensancha sino más bien fruto de un corazón que no bombea sino la sangre de múltiples deseos ávidos de ser satisfechos.
El deseo, entendido como pura preferencia, es algo inevitable, necesario y aceptable. 
Una persona totalmente vacía de un deseo sano y natural es una persona insípida, insulsa y sin pulsación vital. Cuando uno desea de corazón, y no por capricho, aprende a disfrutar de la abundancia y de la carencia, a gozar de la vida con lo que se tiene. 
En los deseos, como en las posesiones, es mucho mejor ser austeros, pero no indigentes. 
Vuestras cartas son enormes; cada año más largas y con peticiones que sentimos cada vez más alejadas de vuestra alma de niños. 
Sabemos que es muy fácil para vosotros caer presos en las sutiles e infinitas redes anudadas a base de tentaciones, solicitudes y engaños organizados por la publicidad de manera sistemática, premeditada y permanente. 
Por eso no es de extrañar que hayáis hecho del deseo un hábito y del consumo un modo de ser.
Con esta carta queremos alertaros para que toméis las riendas de vuestras propias necesidades y deseos; no permitáis que sean los corceles de los deseos incontrolados e impuestos por la publicidad los que os guíen. Sabemos que en muchas de vuestras peticiones no sois vosotros los que realmente deseáis sino el deseo sugerido o impuesto el que, en el fondo, desea por vosotros.

Tal vez nunca hayáis oído hablar del Cuarto Rey Mago de la leyenda. Sí, inicialmente éramos cuatro. Salimos juntos, guiados por la estrella, en busca del Niño de Belén. Una noche acampamos junto a la choza de un pastor. Casi al amanecer se desató una terrible tormenta. El pastor que gentilmente nos dio cobijo perdió gran parte de sus ovejas, asustadas por el resplandor de los rayos y truenos. 

Nosotros tres reemprendimos la marcha hacia Belén y el se quedó ayudando al pastor a buscar sus ovejas.
Continuó el viaje solo y en el trayecto se encontró con una familia de campesinos que apenas tenían nada para comer. La cosecha había sido la peor que recordaban desde hacia años. Nuestro compañero, el Cuarto Rey Mago, dejó allí la leche y la miel que él llevaba como presentes al Niño de Belén.
Llegó solo, cansado, tarde y con las manos vacías al pesebre donde había ya nacido el Niño que estábamos buscando.
Y allí ocurrió algo sorprendente y maravilloso. 
Nada más entrar el Niño levantó sus brazos y los dirigió hacia el Cuarto Rey. 
Éste, como tenía las manos vacías, se aprestó a cogerle. El Niño acercó su oído al corazón del Mago que era tan grande y latía con tanta fuerza y armonía que el Bebé inmediatamente se quedó plácidamente dormido.
Su Madre se emocionó al ver lo ocurrido y nos dijo:
- Gracias por vuestros regalos. Sé que cada uno de ellos vale no tanto por su valor material sino por el simbolismo que encierran y que habrá de servir a las siguientes generaciones. Pero sin duda que el Niño ha elegido y ha elegido como regalo un corazón ardiente y lleno de amor. El Niño nos había ofrecido su primer mensaje, había proclamado al mundo su primer testimonio. Todos los allí presentes sabíamos lo que nos acababa de decir, de mostrar: que El había venido al mundo no para ser agasajado con cosas, objetos o riqueza sino para abrazar y ser abrazado por el Corazón Humano.
Desgraciadamente con el tiempo se perdió la transmisión de este acontecimiento. El Cuarto Rey Mago pasó al olvido y, lo peor de todo, se llevó consigo el recuerdo de lo ocurrido, el primer mensaje dado por Jesús al mundo.
Por eso no nos extraña que hoy quede tan poco de aquél primer suceso de Belén. 
El Cuarto Rey ha sido totalmente olvidado; de hecho seguramente nunca habíais oído hablar de él hasta ahora.

Y nosotros hemos quedado reducidos a meros abastecedores de juguetes. 
Nuestra Magia ha sido prostituida y convertida en mero Comercio. 
Los modernos Magos de hoy no están en pesebres sino en grandes almacenes; no van en busca del Niño (de ese núcleo divino que habita en todo niño y niña humanos) sino del beneficio económico que proporciona el que los niños los busquen a ellos.

Han usurpado, manipulado y tergiversado nuestra persona, nuestra historia y nuestro mensaje: un mensaje para ser, y no tanto para tener; un mensaje para despertar, y no tanto para seguir manteniendo hipnotizadas y dormidas las conciencias; un mensaje para disfrutar y hacer un uso responsable, razonable, respetuoso y digno de las cosas y no para vivir en el abuso de las cosas y en el más descarado de los despilfarros.

Queridos niños y niñas, el recuerdo del Cuarto Rey no tiene que llevarnos a despreciar los regalos y los juguetes; no nos previene de ninguna cosa sino de nuestra actitud profunda ante todas las cosas y del uso que hacemos de ellas. Su recuerdo nos hará recordar que el corazón sencillo y humilde hace que nuestras manos estén siempre rebosantes con muy poco. Esa aparente “escasez” no será entonces manifestación de carencia, de vacío o de miseria sino de plenitud. 

Finalmente, imaginad que de entre las líneas de esta carta emergen nuestros brazos hasta llegar a entrelazarse y fundirse con los vuestros. 
Os deseamos una Noche Mágica de Reyes llena de esa alegría y gozo al que tenéis derecho y que el Niño de Belén desea para todos vosotros.

 PD. Para acabar queremos enviaros el lote de regalos que al Cuarto Rey más le gusta enviar. Puedes abrirlos en el video y texto a los que te remiten el siguiente enlace.
 No olvidéis ponerlos junto a los que recibáis de nosotros.
¡Ah!, y si tenéis que elegir, haced como el Niño de Belén: elegid lo mejor. 
Estaréis así eligiendo, casi sin saberlo, “al modo de Dios”.
LOS REGALOS DEL 4º REY MAGO.


Puedes acceder a la entrada que recoge el texto completo  (Carta de los Reyes a los Niños y Niñas y Regalos del 4º Rey Mago) asi como el video de los Regalos del 4º Rey Mago en el siguiente enlace:
http://bit.ly/130IcpW
 



JOSÉ MARÍA TORO. Maestro. Escritor. Formador y conferenciante.
Autor, entre otros, de "Educar con Co-razón" (16ª ed.), "La Sabiduría de Vivir" (3ª ed.)"Descanser. Descansar para Ser" (3ª ed.)  y "Mi alegría sobre el puente. Mirando la vida con los ojos del corazón" (2015) publicados por la Editorial Desclée de Brouwer.
Coautor de: MAESTROS DEL CORAZON. Hacia una Pedagogía de la Interioridad.

Ed. Walters Kluwer.
FACEBOOK. "José María Toro Alé" https://www.facebook.com/josemariatoro
TWITTER: @josemariatoro
Canal Youtube: http://www.youtube.com/jomato1961

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada