sábado, 23 de mayo de 2020

Bendita nueva normalidad. Entrevista a JOSÉ MARÍA TORO. Revista Tu Mismo



Entrevistas de Tú Mismo.
José María Toro, "Bendita nueva normalidad".
Maestro de enseñanza primaria y especialista en creatividad, técnicas de estudio y en diversos ámbitos de la expresión y la comunicación, José María Toro ha publicado gran variedad de artículos vinculados con la educación y el desarrollo personal. Actualmente centra su labor en la investigación y divulgación del Sistema Consciente para la Técnica del Movimiento, así como en aspectos tales como el desarrollo de actitudes creativas en la vida cotidiana. También es autor, entre otros, de los libros "Educar con Co-razón", “La sabiduría de vivir”, “La hondura de lo simple es infinita”, “La vida maestra”, "Descanser. Descansar para Ser", “El pulso del cotidiano” y “Mi alegría sobre el puente”.
JOSÉ MARÍA TORO. Maestro. Escritor. Formador y conferenciante.

Autor, entre otros, de:
"Educar con Co-razón" (20ª ed.) http://bit.ly/2E9xt87
"La Sabiduría de Vivir" (4ª ed.)  http://bit.ly/2nRusOR
"Descanser. Descansar para Ser" (3ª ed.) http://bit.ly/2scCib8
"La Vida Maestra" (2ª ed.) http://bit.ly/2gY46JQ
"Mi alegría sobre el puente.Mirando la vida con los ojos del corazón" (2015) http://bit.ly/2GZKaAi
"El pulso del cotidiano. Ser-Hacer-Vivir-Realizarse" (2017)
http://bit.ly/2C4Fm8N 


Información SOBRE EL AUTOR:
http://www.edesclee.com/index.php/manufacturers,567
Página FACEBOOK. "José María Toro Alé" https://www.facebook.com/josemariatoro
TWITTER: @josemariatoro
INSTAGRAM: https://www.instagram.com/josemariatoroale/

Enlace a Canal Youtube: http://www.youtube.com/jomato1961

martes, 19 de mayo de 2020

LA VACUNA DE LA CONCIENCIA. Video

Un vídeo sobre la importancia de la conciencia en el modo como acogemos, afrontamos y respondemos a lo que la vida nos pone por delante.
Una reflexión sobre el papel de la conciencia en el tiempo de confinamiento y en la vuelta a la normalidad.

TEXTO DEL VÍDEO EN: https://bit.ly/399KGIN

JOSÉ MARÍA TORO. Maestro. Escritor. Formador y conferenciante.

Autor, entre otros, de:
"Educar con Co-razón" (20ª ed.) http://bit.ly/2E9xt87
"La Sabiduría de Vivir" (4ª ed.)  http://bit.ly/2nRusOR
"Descanser. Descansar para Ser" (3ª ed.) http://bit.ly/2scCib8
"La Vida Maestra" (2ª ed.) http://bit.ly/2gY46JQ
"Mi alegría sobre el puente.Mirando la vida con los ojos del corazón" (2015) http://bit.ly/2GZKaAi
"El pulso del cotidiano. Ser-Hacer-Vivir-Realizarse" (2017)
http://bit.ly/2C4Fm8N 


Información SOBRE EL AUTOR:
http://www.edesclee.com/index.php/manufacturers,567
Página FACEBOOK. "José María Toro Alé" https://www.facebook.com/josemariatoro
TWITTER: @josemariatoro
INSTAGRAM: https://www.instagram.com/josemariatoroale/
Enlace a Canal Youtube: http://www.youtube.com/jomato1961

sábado, 16 de mayo de 2020

¿POR QUÉ AGRADEZCO QUE SEAS EL MAESTRO DE MI HIJO?

WEBINAR GRATUITO ORGANIZADO POR LA PLATAFORMA MIAC (Maestros Innovadores, Alumnos Competentes). EMITIDO EL 14 DE MAYO DE 2020
El término Webinar es un neologismo que combina las palabras “web” y “seminario”. Se refiere a cualquier contenido en versión vídeo cuyo principal objetivo sea educativo y práctico.



JOSÉ MARÍA TORO. Maestro. Escritor. Formador y conferenciante.

Autor, entre otros, de:
"Educar con Co-razón" (20ª ed.) http://bit.ly/2E9xt87
"La Sabiduría de Vivir" (4ª ed.)  http://bit.ly/2nRusOR
"Descanser. Descansar para Ser" (3ª ed.) http://bit.ly/2scCib8
"La Vida Maestra" (2ª ed.) http://bit.ly/2gY46JQ
"Mi alegría sobre el puente.Mirando la vida con los ojos del corazón" (2015) http://bit.ly/2GZKaAi
"El pulso del cotidiano. Ser-Hacer-Vivir-Realizarse" (2017)
publicados por la Editorial Desclée de Brouwer.



















OTROS LIBROS COLECTIVOS EN LOS QUE PARTICIPA JOSÉ MARÍA TORO.
Ed. Walters Kluwer.


Información SOBRE EL AUTOR:
http://www.edesclee.com/index.php/manufacturers,567
Página FACEBOOK. "José María Toro Alé" https://www.facebook.com/josemariatoro
TWITTER: @josemariatoro
INSTAGRAM: https://www.instagram.com/josemariatoroale/
Enlace a Canal Youtube: http://www.youtube.com/jomato1961

miércoles, 13 de mayo de 2020

El rostro del docente es el rastro de su vida interior. Entrevista de Leticia Garcés (Padres Formados)


En esta entrevista que le hace Leticia Garcés el 11 de mayo de 2020 José María Toro habla de cómo el docente se enfrenta a las aulas después del confinamiento por motivo del covid-19, la importancia de la vida interior y del autocuidado.



CRONOLOGÍA TEMÁTICA DEL DESARROLLO DE LA ENTREVISTA.

00:00 - Saludos. Presentación. Bibliografía

02:00 - Sobre la búsqueda de contenidos en Internet. Pasar de "buscadores" a "encontradores"
El riesgo de salir del confinamiento "saturados" en lugar de "vaciados". Dar espacio al Silencio.

05:45 - ¿Cómo se sienten los docentes? El reconocimiento social de los maestros. Una reconsideración de los reconocimientos y valoración social de las funciones. El papel y efectos posteriores de las pandemias históricas anteriores.

09:30 - ¿Desde dónde siente el maestro lo que siente? Lo que siente un maestro va a depender de su
nivel del conciencia. El panal de la conciencia de un maestro. A cada nivel de conciencia corresponde una mirada. Cada maestro es responsable de su sentir.

14:00 - No soy responsable de la cara que tengo, pero sí de la que pongo. La importancia de la cara de un maestro como espejo del ánimo, del alma. La cara es el primer texto que los niños leen. El rostro como rastro. Los niños procesan lo que viven desde la narrativa que hace el adulto.
Vivimos desde la conciencia de nuestro espacio interno. El espacio infinito de nuestra interioridad. El sentido de reanimarnos. Trabajar el alma en su reflejo en la cara. La sonrisa. Aprendemos la autorregulación emocional a través del "aprendizaje atmosférico".

19:50 - La conexión de planteamiento entre diversos expertos. Anécdota en el Congreso de Educación Emocional en Pamplona a propósito de la intervención de Tomás Ortiz. 

23:00 - Rostro y rastro. Discernir de cara al confinamiento la diferencia entre aguantar, resignarse y la
aceptación. Referencia al artículo "Oda a los 2 metros" y el distanciamiento social/físico.
El respeto de la distancia como "ob-ligación" y como ejercicio para despertar a la conciencia corporal y estar atento. Dos metros para....
Presencia como "esencia que se hace presente" y que, como "esencia" es respirable.
La presencia del maestro desprende un aroma, una fragancia que es "cuántica".
De cara al regreso al aula, lo importante es la presencia con la que se va a encontrar el alumno.

28:35 - Sobre las palabras. Palabras que puedan ayudarnos a acercarnos a los alumnos. Recuperar la
vibración y energía de la palabra: La palabra mágica para abrir: abracadabra. El maestro como
profesional de la voz y de la palabra. Los maestros "ungimos" o "hundimos" al alumno con la palabra que derramamos sobre él. Reconocernos como "duendes de la palabra". No sólo digo, "me digo con las palabras". Nuestra debilidad primera como especie es la que nos ha hecho fuertes. Atentos no sólo a lo que digo sino cómo resuena en mí.

34:50 - Sobre el sorprendernos de las cosas. Otro regalo del confinamiento: la valoración y celebración de la normalidad, de lo cotidiano. El pulso del cotidiano: la bendita normalidad. Ver el carácter extraordinario de lo ordinario. Necesitamos del sufrimiento para despertar la misericordia.

39:00 - El valor de la sencillez. Recuperar la simplicidad de nuestra vida. Familia y escuela han de
simplificar. Los niños necesitan de tiempos gratuitos.Un niño no es un adulto en miniatura. La
infancia, como etapa vital, tiene sentido en sí misma, no es preparación para la edad adulta.
El riesgo de la primarización de la educación infantil.

42:15 - Juego de los 3 deseos. Los 3 grandes cambios que harías para el bienestar de la infancia y de
las familias. a) Reformulación de la formación inicial de los maestros. b) Establecer en todas las
localidades escuelas de formación de la comunidad educativa. c) Año sabático: un tiempo para
aprender a meditar y estar en silencio.
Otras medidas: reconstrucción de las aulas, un maestro y una maestra por cada aula.
Palabras finales para la familia (invitarles a la formación y al cuidado personal)  y para los maestros (cuidar la presencia).




                        

JOSÉ MARÍA TORO. Maestro. Escritor. Formador y conferenciante.

Autor, entre otros, de:
"Educar con Co-razón" (20ª ed.) http://bit.ly/2E9xt87
"La Sabiduría de Vivir" (4ª ed.)  http://bit.ly/2nRusOR
"Descanser. Descansar para Ser" (3ª ed.) http://bit.ly/2scCib8
"La Vida Maestra" (2ª ed.) http://bit.ly/2gY46JQ
"Mi alegría sobre el puente.Mirando la vida con los ojos del corazón" (2015) http://bit.ly/2GZKaAi
"El pulso del cotidiano. Ser-Hacer-Vivir-Realizarse" (2017)
publicados por la Editorial Desclée de Brouwer.

OTROS LIBROS COLECTIVOS EN LOS QUE PARTICIPA JOSÉ MARÍA TORO.
Ed. Walters Kluwer.
Coautor de: OTRA PEDAGOGÍA EN MOVIMIENTO. "Dialogando con la experiencia en la formación inicial". Universidad de Almería 2018
Coautor de: Hacia una teología de la interioridad. PPC 2019 

Información SOBRE EL AUTOR:
http://www.edesclee.com/index.php/manufacturers,567
Página FACEBOOK. "José María Toro Alé" https://www.facebook.com/josemariatoro
TWITTER: @josemariatoro










martes, 12 de mayo de 2020

En tiempos de pandemia. La verdad sobre la autoría de un texto viral.


Durante estos días de confinamiento, es muy probable que haya llegado a sus teléfonos móviles y a sus correos un poema que empieza así: “Y la gente se quedó en casa. Y leyó libros y escuchó. Y descansó y se ejercitó. E hizo arte y jugó. Y aprendió nuevas formas de ser. Y escuchó más profundamente. Alguno meditaba. Alguno rezaba. Alguno bailaba. Alguno se encontró con su propia sombra. Y la gente empezó a pensar de forma diferente”.

Lo firma una misteriosa K. O’Meara y supuestamente data de 1800, el mismo año en el que hubo la gran epidemia de peste. Sin embargo, en las últimas horas se ha sabido que no fue escrito entonces. Su autora es Kitty O’Meara, una antigua maestra y asistente espiritual en hospitales y hospicios de Estados Unidos que se ha inspirado para escribir este texto durante la pandemia actual de coronavirus.

A diferencia de lo que se cree, el poema no fue escrito durante la epidemia de peste de 1800

En algunos medios locales ha explicado que lo publicó en su blog The Daily Day, que ha aprovechado para retomar durante esta cuarentena, y en pocas horas, sin saber cómo, acabó en cientos de miles de pantallas de todo el mundo. “Comencé con una breve publicación y se volvió viral un término irónico mientras estamos luchando juntos contra una pandemia. Lo que ha venido después ha sido, en algunos momentos, algo abrumador, una bendición, un desafío, algo confuso y también completamente lleno de alegría”.

Si bien es cierto que el descubrir que estos versos no tienen dos siglos de antigüedad han hecho que pierda parte de su halo de misterio, los versos han traspasado igualmente fronteras, convirtiéndose en toda una oda a estos tiempos de confinamiento. El poema triunfó primero en su versión en inglés en Estados Unidos. No tardó en llegar a Italia, principal país afectado por el brote de Covid-19 en Europa. Y, tal y como manda la actualidad interconectada en la que vivimos, una versión traducida ha llegado a nuestro país estos días.

Para bien o para mal, las palabras de O’Meara no han dejado indiferente a nadie, pues fácilmente se pueden extrapolar a diferentes países del mundo que ahora mismo pasan por una situación similar. Por ello, son varias las personalidades que han aplaudido su texto. Entre ellas la cantante Ariana Grande, que ha reconocido en sus redes que sus palabras le inspiran. Sin embargo, no a todo el mundo le ha causado las mismas sensaciones. La periodista italiana Irene Vella, por ejemplo, ha generado un debate, asegurando que se trata de una traducción de una versión más larga de un poema suyo. Una acusación de la que la estadounidense ha preferido no opinar. Sea como fuere, lo que sí que es cierto es que estas palabras han inspirado a muchos en estos tiempos de confinamiento.


En tiempos de pandemia

Y  la gente se quedó en casa.

Y leyó libros y escuchó.

Y descansó y se ejercitó.

E hizo arte y jugó.

Y aprendió nuevas formas de ser.

Y se detuvo.

Y escuchó más profundamente. Alguno meditaba.

Alguno rezaba.

Alguno bailaba.

Alguno se encontró con su propia sombra.

Y la gente empezó a pensar de forma diferente.

Y la gente se curó.

Y en ausencia de personas que viven de manera ignorante.

Peligrosos.

Sin sentido y sin corazón.

Incluso la tierra comenzó a sanar.

Y cuando el peligro terminó.

Y la gente se encontró de nuevo.

Lloraron por los muertos.

Y tomaron nuevas decisiones.

Y soñaron nuevas visiones.

Y crearon nuevas formas de vida.

Y sanaron la tierra completamente.

Tal y como ellos fueron curados.


JOSÉ MARÍA TORO. Maestro. Escritor. Formador y conferenciante.

Autor, entre otros, de:
"Educar con Co-razón" (20ª ed.) http://bit.ly/2E9xt87
"La Sabiduría de Vivir" (4ª ed.)  http://bit.ly/2nRusOR
"Descanser. Descansar para Ser" (3ª ed.) http://bit.ly/2scCib8
"La Vida Maestra" (2ª ed.) http://bit.ly/2gY46JQ
"Mi alegría sobre el puente.Mirando la vida con los ojos del corazón" (2015) http://bit.ly/2GZKaAi
"El pulso del cotidiano. Ser-Hacer-Vivir-Realizarse" (2017)
publicados por la Editorial Desclée de Brouwer.

OTROS LIBROS COLECTIVOS EN LOS QUE PARTICIPA JOSÉ MARÍA TORO.
Ed. Walters Kluwer.
Coautor de: OTRA PEDAGOGÍA EN MOVIMIENTO. "Dialogando con la experiencia en la formación inicial". Universidad de Almería 2018
Coautor de: Hacia una teología de la interioridad. PPC 2019 

domingo, 10 de mayo de 2020

ODA A LOS 2 METROS. El distanciamiento social como gesto de conciencia y responsabilidad.


Nunca dos metros nos parecieron un abismo, una distancia infinita o una grieta en el tejido de nuestros encuentros.

Tal vez ahora somos más conscientes del valor de la proximidad, de la cercanía y de la tremenda necesidad que tenemos de contacto, de hablar y entregarnos a través del tocarnos.

Por eso, ahora que  la salud y la vida misma, nuestra y de los otros, están en juego, tenemos que aprender y dar sentido a la distancia, a esos dos metros que habrá que establecer.  Más allá de una mera medida de seguridad, estoy invitado a acoger y vivir esos dos metros de distancia como espacios para la comunión y como tejido para otras formas y maneras de encuentro.

En primer lugar puedo sentir que esta distancia no es separación”, sino que con ella construyo, algo más lejos de lo que estaba acostumbrado, un ámbito para el encuentro profundo con el otro. Esa distancia puedo vivirla como un espacio de descanso porque, en cierto modo, esa mayor distancia puede ayudarme a soltar toda dinámica de invasión del sagrado espacio del otro, no sólo externo o físico sino también interno. Los dos metros propician el soltar expectativas y dar más volumen a la conciencia del metro cuadrado que yo ocupo y que representa ese espacio sagrado del que sí soy enteramente responsable. Como suelo decir, “la verdad, bondad y belleza del metro cuadrado que me rodea sí que depende de mí”.

Mantengamos los dos metros como manera de asentar y dar volumen a la propia conciencia de presencia. Los dos metros pueden ser ocasión propicia para ser más consciente de la propia postura corporal que adopto en cada encuentro. De esta manera, los dos metros ya no los viviré como una barrera defensiva frente a los riesgos de los otros sino como un puente a la autoconciencia. Dos metros como símbolo de un tener que multiplicar por dos mi darme cuenta o un ser doblemente consciente de cómo estoy.

Mantener la distancia  puede ser una oportunidad para anclarme de otra manera en cada instante y en cada lugar. Dos metros para enraízarme aún más en mí estar junto a otros, creciendo el doble, multiplicando por dos el sentirme en mi centro y desplegando toda la extensión de mi médula-columna. Ese espacio que creo junto a los demás podrá despertar la conciencia de crear también un espacio entre mis vértebras, entre mis espacios articulares y entre los distintos órganos internos de mi cuerpo.

A dos metros  me alejo un poco de ti pero me acerco más y más a ese espacio interior donde, paradójicamente, te siento más cerca, más próximo, más prójimo y más íntimo.

Estos dos metros, que por ahora me impiden tocarte, no los siento, en modo alguno, como una imposición arbitraria y externa sino como un acuerdo sensato y razonable de todas las personas que voluntaria y libremente deciden salir al encuentro.
Dejo de acercarme más allá de dos metros no por una obligación externa sino por una “ob-ligación” consciente y responsable, expresión del deseo de cuidar de mí y de velar por los otros.

Es muy importante comprender este matiz para adherirse fervorosa y gozosamente a lo que, de otro modo y en otro contexto, sería represión y violencia. Nadie me obliga a no acercarme. Es la Vida la que ahora  necesita y reclama estos 200 centímetros de  distancia, de cuidado y de esmero; por eso me ligo, me uno y me vinculo, desde mi entera libertad, a esta elemental pauta de funcionamiento social.

En un contexto grupal y colectivo cada cual ha de hacerse absolutamente responsable de mantener y cuidar sus dos metros. Esto favorecerá sin duda  y nos conducirá más adecuadamente a ese espacio sanador de seguridad y protección que es lo que vamos buscando.

Mantener la distancia sin traspasar esa barrera invisible de los dos metros y no estrechar las  manos ni fundirnos en un abrazo no serán gestos de descortesía, desfachatez o indiferencia. Por el contrario, este abrazar manteniendo un espacio abierto, será un gesto de profundo amor y respeto a la vida de los demás, no sólo de los que tengamos ahora delante, sino también de la vida de los que, tal vez muy lejos, están arriesgando su propia salud para cuidar la de otros. “ No me acerco más porque no te siento lejos. A dos metros te siento más presente que nunca, más regalo que nunca”.

Este no acercarme me va a permitir, en estos días, reconocer y valorar lo preciado de los saludos, de los abrazos y de los besos, desgastados tal vez por el mecanicismo, el automatismo o la inconsciencia.
Desde esta frontera de los dos metros, quiero reenamorarme de las caricias y saborear hasta el fondo el aroma de cada encuentro, acogiendo ambas cosas como lo que son: algo sencillamente extraordinario. Una frontera que, como todas las fronteras físicas, mentales o ideológicas, quiero vivir no como línea de separación sino de vínculo y comunión: las fronteras no separan sino que unen dos espacios de un territorio.

 Cuando después de este tiempo necesario de “no tocarnos” volvamos a hacer uso de los brazos y de las manos, no sólo diremos cosas con ellas, sino que nos diremos, nos afirmaremos y nos realizaremos con cada contacto realizado. Estaremos en cada abrazo, vibraremos con cada caricia, seremos nuestros besos, es decir, seremos expresión de un gesto elocuente y celebraremos cada relación como lo que es, una fiesta, un regalo.

Los dos metros van a obligarme a  esmerarme aún más en los gestos, en las miradas y en las sonrisas que podré redescubrir como nuevas siluetas de los abrazos y como nuevos ropajes para las caricias.

Nuestros cuerpos, a dos metros de distancia, hablan por mí, por ti…  se reivindican como lo que son, encarnación del Silencio y espacio para la Presencia. La distancia, como espacio propicio al Silencio se hace Carne…Cuerpo… y habita en nosotros y entre nosotros.
Ese es el reto: ¿qué voy a colocar en esos dos metros? ¿qué va a habitar ese espacio que mediará nuestros encuentros?
Al no poder tocarte, todo mi cuerpo expresa, se torna diáfano y transparente, pura epifanía de un anhelo sincero y profundo de contacto.

Tal vez más adelante recordaré estos dos metros y les podré agradecer el sentirme afortunado de  este no tocar, provisional y temporal, que me trastocó por entero y para siempre. Dos metros para despertar, dos metros para sentir, dos metros para, de una puñetera vez, reconocer y celebrar lo extraordinario y maravilloso de las cosas y gestos más sencillos y cotidianos que suelen pasar desapercibidos.

De esto se trata: no tanto de “no poder acercarme” cuanto de “poder no acercarme”.
Vivir y saborear la dicha de acoger las normas externas como pautas internas. Vivir cada limitación como una posibilidad y poder transformar el obstáculo en una palanca.


Los dos metros se convierten así, procesados desde una alquimia en nuestro corazón, en un espacio privilegiado donde cultivar y hacer florecer la propia responsabilidad. Sentir los dos metros como un inmenso campo en el que, en sintonía con el espíritu de la primavera, florece lo mejor de mí mismo. 


Doscientos centímetros para cultivar Presencia, es decir, esencia que se hace presente. Y así como las esencias florales se respiran en la distancia, decido, voluntaria y conscientemente, derramar la fragancia de lo mejor de mí mismo en estos dos metros de distanciamiento social.
No puedo tocar al otro pero sí hacerle llegar el aroma de mi ternura.

Por eso acojo estos dos metros como un espacio sagrado, más aún, sagradamente inviolable; los dos metros como ofrenda agradable a la Vida, los dos metros como altar y como ámbito para el Misterio.

Cada contacto realizado sin necesidad, que podía haberse obviado y cada transgresión de esta medida, de este espacio,  y que sea mero desahogo para quien lo ejecuta será como un dardo que se clavará en la piel que recubre al grupo, vivido como un solo cuerpo. Será como una herida, por pequeña que sea, por donde comienza a drenarse y perderse la energía acumulada por millones de personas durante todos los días de confinamiento. Y será como una grieta, por insignificante que parezca a simple vista, por la que se desperdicia la entrega y el trabajo de cuantos han estado en primera línea en la resolución de la pandemia.

Vividos desde el corazón, los dos metros  se espesan, se dulcifican, se intensifican y ganan en belleza. Cobran vida propia, luz propia y  mueven su propia energía.

Es entonces cuando el Silencio de los corazones que se juntan comienza a inundar los dos metros de distancia que les alejan . Nada escapa al influjo de este poderoso silencio, a esta presencia.

Dos metros para el Silencio. Dos metros para la Presencia. Dos metros para la Conciencia. Dos metros para la Responsabilidad. Dos metros para la Esperanza.


A ti, compañero o compañera que te encuentras conmigo te pido: 
No traspases la linde sagrada de los 200 centímetros.
Mantén la distancia, pero siente tu corazón abierto y cercano.
Y tócame con tus palabras, con tu mirada y con tu sonrisa.

Sólo quiero, mientras sea necesario, saborear estos 2 metros como un espacio de libertad y de vida.
Que sea el Silencio de nuestros corazones ese hilo invisible que una nuestras almas 
en un mismo pespunte, en el tejido de esta distancia que nos hermana.
                                                                        
JOSÉ MARIA TORO. Lora del Río. Domingo 10 de mayo de 2020




JOSÉ MARÍA TORO. Maestro. Escritor. Formador y conferenciante.

Autor, entre otros, de:
"Educar con Co-razón" (20ª ed.) http://bit.ly/2E9xt87
"La Sabiduría de Vivir" (4ª ed.)  http://bit.ly/2nRusOR
"Descanser. Descansar para Ser" (3ª ed.) http://bit.ly/2scCib8
"La Vida Maestra" (2ª ed.) http://bit.ly/2gY46JQ
"Mi alegría sobre el puente.Mirando la vida con los ojos del corazón" (2015) http://bit.ly/2GZKaAi
"El pulso del cotidiano. Ser-Hacer-Vivir-Realizarse" (2017)
publicados por la Editorial Desclée de Brouwer.

OTROS LIBROS COLECTIVOS EN LOS QUE PARTICIPA JOSÉ MARÍA TORO.
Ed. Walters Kluwer.
Coautor de: OTRA PEDAGOGÍA EN MOVIMIENTO. "Dialogando con la experiencia en la formación inicial". Universidad de Almería 2018
Coautor de: Hacia una teología de la interioridad. PPC 2019 

Información SOBRE EL AUTOR:
http://www.edesclee.com/index.php/manufacturers,567
Página FACEBOOK. "José María Toro Alé" https://www.facebook.com/josemariatoro
TWITTER: @josemariatoro

INSTAGRAM: https://www.instagram.com/josemariatoroale/
Enlace a Canal Youtube: http://www.youtube.com/jomato1961



lunes, 27 de abril de 2020

LA FRAGANCIA DE TUS ACCIONES. Versión Videotexto.

Videotexto de agradecimiento por el perfume que derramas sobre el mundo, por la fragancia que desprendes con tu vida y con tus trabajos. 


Puedes acceder a la versión de VIDEO-AUDIO en: https://bit.ly/2WZM5iw 
VERSIÓN EXTENDIDA (Audio y videotexto)
https://jmtoroa.blogspot.com/2012/03/la-fragancia-de-tus-acciones-videotexto.html

Del libro: MI ALEGRÍA SOBRE EL PUENTE. Mirando la Vida con los ojos del Corazón.
MI ALEGRÍA SOBRE EL PUENTE. VIDEOCLIP 1 http://bit.ly/1zDGpoF
Un libro para, desde el mirar, derramar la alegría del corazón sobre el cuerpo del mundo.

MI ALEGRÍA SOBRE EL PUENTE. VIDEOCLIP 2  http://bit.ly/1z9fLnI
Un libro para reavivar el entusiasmo y renovar nuestra entrega a la Vida.
Texto del video:
La acción es la flor y la energía que la genera y sostiene es su perfume.
El aroma viene de la flor, pero no le pertenece. Pertenece al aire. Del mismo modo tus acciones se realizan a través de ti, pero no te pertenecen. Pertenecen  a la Vida, al mundo.
El aroma de la flor alcanza hasta donde ella no puede llegar. La flor es limitada pero su aroma se derrama propagándose, extendiéndose, diluyéndose en el espacio.
Cuando la flor desaparece su aroma sigue desplegándose y esparciéndose.
La flor que no pisa el suelo sino que se arraiga en él deja su huella en su perfume.
Lo que dejas como huella de tu paso por el mundo no es lo que has hecho sino la fragancia que has desprendido en tus acciones.
La cuestión clave no es lo que haces sino el aroma que se desprende en eso que haces.
Cuando alguien se acerca a aspirar el olor de una flor tiende espontáneamente a cerrar los ojos. Tus palabras y acciones serán valiosas si quien las recibe siente una tendencia natural a cerrar los ojos para mirarse por dentro.
Un perfume es la explosión de una esencia. El aroma de tus acciones es el despliegue de tu esencia. Lo que eres es lo que da sabor a tu perfume. ¿De qué está hecho tu perfume?.
Cada cosa que haces tiene su aroma, cada acción que ejecutas derrama sobre el mundo una fragancia. El amor es el ungüento sagrado que hace del jardín de tu vida un paraíso.
El olfato es nuestro sentido más ancestral. Los olores marcan territorios y dibujan simpatías o aversiones. Todo lo que quiebra tu armonía interna, todo lo que resquebraja la convivencia humana huele mal y sabe peor. La pestilencia es el resultado de destilar nuestra propia inconsciencia.
Derrama tu mejor aroma, aunque ningún olfato esté próximo. Tú te habrás llenado, serás el primero en haberte colmado de lo que rebosa por los poros de cada uno de tus gestos y movimientos. Nos impregnamos de lo que ofrecemos porque siempre nos perfumamos con la fragancia y el aroma de aquello que hemos entregado.
JOSÉ MARÍA TORO


JOSÉ MARÍA TORO. Maestro. Escritor. Formador y conferenciante. Autor, entre otros, de: "Educar con Co-razón" (20ª ed.) http://bit.ly/2E9xt87 "La Sabiduría de Vivir" (4ª ed.) http://bit.ly/2nRusOR "Descanser. Descansar para Ser" (3ª ed.) http://bit.ly/2scCib8 "La Vida Maestra" (2ª ed.) http://bit.ly/2gY46JQ "Mi alegría sobre el puente.Mirando la vida con los ojos del corazón" (2015) http://bit.ly/2GZKaAi "El pulso del cotidiano. Ser-Hacer-Vivir-Realizarse" (2017) http://bit.ly/2C4Fm8N publicados por la Editorial Desclée de Brouwer. Coautor de: MAESTROS DEL CORAZON. Hacia una Pedagogía de la Interioridad.Ed. Walters Kluwer. Información SOBRE EL AUTOR: https://www.edesclee.com/autor/jose-m... FACEBOOK personal. "José María Toro Alé" https://www.facebook.com/josemariatoro Página FACEBOOK https://www.facebook.com/blogjosemari... TWITTER: @josemariatoro Enlace a Canal Youtube: http://www.youtube.com/jomato1961