miércoles, 23 de septiembre de 2015

LA DANZA DE LAS ESTACIONES. Energía y Espiritualidad del Otoño.



Descanser en Otoño.
(Editorial Desclée de Brouwer. 3ª edición)

Cada año, al empezar el otoño, se nos invitan, una vez más, a la danza del desprendimiento, una coreografía que podemos interpretar sobre todo lo que conforma el escenario de nuestro cotidiano: en las diversas habitaciones de nuestra casa, en los muebles y estanterías, en los cajones y en los archivos y carpetas.
  
No es extraño que para sintonizar con el otoño tengamos que ir contracorriente ya que la publicidad se dedica todo el mes de septiembre a incitarnos al coleccionismo más variado e inimaginable. La energía del otoño nos advierte que entramos en una estación para “descoleccionar”, para soltar, descargarnos y desprendernos de papeles, músicas, recuerdos y objetos.

Llevo tiempo entrando en esta dinámica otoñal y cada año me desprendo de más cosas; este año he soltado algunas que resistieron al ímpetu con el que soplaron mis vientos de desapego y descarga en el otoño anterior.
En el descanso se activan dentro de mí huracanes de una gran fuerza dispuestos a llevarse consigo lo que ya no me sirve, no me es útil o incluso me estorba y dificulta.

Todo peso o carga que no facilita es un estorbo; todo lo que ocupa un espacio está impidiendo que “algo nuevo” pueda ocupar dignamente su lugar. Sé que cajones, estanterías, muebles o estancias repletos de cosas amontonadas, en exceso y en desorden no son mero decorado, constituyen realidades energéticas que afectan a mi propio sistema de energía: mi mente, mi emoción, mi actividad..... todo ello también se sobrecarga, se desordena y se satura.

Lo he repetido muchas veces: la saturación es enemiga de la plenitud. 
Tener no implica ser.

Los árboles pronto nos lo recordarán de nuevo: es preciso el gesto supremo del desprendimiento, un retorno a la austeridad en la que, soltadas las hojas de las ramas y vaciados los espacios de nuestro interior y de nuestro entorno, nos quedamos con lo esencial, con lo imprescindible. Este desprendimiento de ahora es el prerrequisito necesario para acceder en el invierno a lo profundo, a lo verdadero y necesario; es la condición ineludible para acceder a las raíces más hondas o posibilitar nuevas semillas.

Podemos sintonizar con la energía y espiritualidad de  la estación otoñal; para ello soplemos sobre las vivencias pasadas que todavía nos amarran e impiden volar hacia nuevos cielos.

Soplemos también con fuerza y determinación sobre las cosas presentes aún y que ya han dejado de ser regalos para convertirse en ataduras.

Sopla, sopla.... suelta.....despréndete....... y verás como, al igual que en el gesto sagrado de respirar, muy pronto una brisa de aire fresco entrará de nuevo y lo renovará todo. Otoño es la estación del viento, del soplo.

El infinitivo por excelencia del otoño es soltar. Su energía y espiritualidad giran en torno a estos movimientos: soltar, descargar, desprenderse y desapegarse.

                    PRIMAVERA                                                               OTOÑO
Crear  espacios (= pujar, abrir)             Despejar espacios (= soltar)

Es preciso descansar para soltar y “descargarnos” de los excesos de trabajo, de responsabilidades, de tensiones... y de cualquier “peso” que no nos corresponda.
La descarga, como ya vimos en el capítulo dedicado a ella, siempre nos procura un alivio, un descanso.
La descarga que nos procura el descanso en el silencio ha de abrirnos y encaminarnos hacia una nueva actitud, hacia un nuevo modo de estar y de hacer en el que pasamos de “cargar” a “hacernos cargo”.

Otoño es el escenario donde las hojas inician la maravillosa danza del soltarse. Porque las hojas no se caen, se sueltan”. (ver “La sabiduría de vivir”, págs.37 y 38)

Cada otoño sigue “descargando” tu agenda, tus calendarios, tus habitaciones, tus muebles y estanterías.
Escucha algunos momentos tu cuerpo y deja que te revele sus propias cargas. Discierne y mira las cargas, los pesos, las responsabilidades, las tareas,... que no te pertenecen. Y suéltalas.
Y, al mismo tiempo, hazte cargo, gozosa e inteligentemente, de aquello en lo que puedes aportar lo mejor de tus energías.

En cada hoja de otoño se condensan todos los cansancios del verano, todos los reposos del invierno y las promesas de futuro del brote de una próxima primavera. Ese brote contendrá dentro de sí la plenitud del verano, la caída del otoño y el vacío silencioso del invierno. Cada gesto cotidiano es una hoja que cae, impulsada por el viento del espíritu, para posibilitar la renovación de aquello que le sigue”.

Continúa observando, durante todo el tiempo de otoño:



tu agenda, tus calendarios....                                                                                     y  ve dejando ya minutos, horas, momentos, días......  vacíos.



tus habitaciones, tus muebles y estanterías.... y  permite que puedan verse espacios despejados en tu mobiliario, en los estantes y cajones



Escucha algunos momentos tu cuerpo y deja que te revele sus propias cargas …….y  discierne y mira las cargas, los pesos, las responsabilidades, las tareas,... que no te pertenecen.

Deja de acumular, de coleccionar....

y comienza a ver de qué puedes desprenderte.



Al mismo tiempo estarás despejando, liberando tus circuitos internos,

tu mente, tu corazón.




El Otoño es el inicio del camino de retorno hacia dentro.
Marca un comienzo, como la primavera, pero a base de Soltar, Quitar.
Los árboles se despojan de su ropaje externo.
Pierden las hojas pero mantienen su estructura.
Desprenderse de lo que sobra o estorba nos prepara para la renovación.
El descanso en este tiempo de embargo y liquidación nos invita a soltar y soltarnos.
Contemplar el soltarse de las hojas puede ser acogido como un recordatorio, una invitación
a descansar en el desprendimiento, en el evitar las sobrecargas y la saturación,
en quedarnos con lo fundamental.

            En Otoño..... simplemente....... DESCANSA EN EL SILENCIO.



JOSÉ MARÍA TORO. Maestro. Escritor. Formador y conferenciante.
Autor, entre otros, de "Educar con Co-razón" (17ª ed.), "La Sabiduría de Vivir" (3ª ed.)"Descanser. Descansar para Ser" (3ª ed.)  y "Mi alegría sobre el puente. Mirando la vida con los ojos del corazón" (2015) publicados por la Editorial Desclée de Brouwer.
Coautor de: MAESTROS DEL CORAZON. Hacia una Pedagogía de la Interioridad. 

Ed. Walters Kluwer.
FACEBOOK. "José María Toro Alé" https://www.facebook.com/josemariatoro
 
Página FACEBOOK https://www.facebook.com/blogjosemariatoro
Canal Youtube
http://www.youtube.com/jomato1961
 TWITTER: @josemariatoro 
http://twitter.com/josemariatoro

3 comentarios:

  1. Me encanta es precioso y se conecta con la naturaleza y con el universo, he aprendido tanto leyendo este artículo que te doy las gracias de corazón a corazón.

    ResponderEliminar
  2. Es necesario soltar para poder crear.

    ResponderEliminar
  3. Voy a soltar, hasta desprenderme de mis ataduras....dejar que caigan y desvanezcan.

    Muchas gracias

    ResponderEliminar