martes, 22 de enero de 2019

La casa de las palabras. Oda al Diccionario



A veces me gusta jugar con el diccionario. Bien es cierto que lo hago no sin cierto temor y siempre con mucho respeto. Me impone tener así, como quien no quiere la cosa, sobre mis manos, "todas las palabras", que viene a ser algo así como sostener con mis dedos "toda la realidad". En el diccionario cerrado, que sólo me muestra su grueso lomo asomándose, como destacando y queriendo salirse de la estantería de mi biblioteca, duermen, o quizás sueñan, todas las significaciones. 
Por eso, para mí, abrir un diccionario y leerlo tiene algo de "mágico".
Ese carácter "mágico" casi se ha perdido. El diccionario ha quedado rebajado al simple utilitarismo de buscar el significado de una palabra desconocida o de resolver alguna duda o incertidumbre semántica. Así se suele presentar y acoger el diccionario en las escuelas: es el libro para buscar las palabras, pero no para ahondar en el corazón de ellas; es el libro del que extraer definiciones, mas no para aprehenderlas. Ninguno de mis maestros me acercó a esa dimensión más interna, más profunda y más misteriosa del diccionario. Siempre me hicieron vincular su uso a la rapidez, a la prisa y a lo superficial.
Cuando alguna realidad o cosa me interesa  acudo al diccionario, busco la palabra que la nombra y me detengo en la definición que le sigue, pero sólo como un primer paso para acercarme a la hondura de cada palabra. De esta manera llego a comprobar que las palabras no son simples etiquetas sino puentes de contacto y conexión con las realidades a las que aluden. Entonces comienzo a darme cuenta de la ligereza, superficialidad e incluso inconsciencia con la que suelo hacer uso del lenguaje y de las palabras. Comprendo, en ese momento, que muchos de los problemas de comunicación entre las personas son, en el fondo y en la forma, una cuestión de diccionario: cada uno le otorga "su" peculiar y particular significado a las palabras.
El diccionario viene a ser como la casa de las palabras, pero es en el corazón humano donde cobran vida y su pleno sentido y significado. Estamos llamados a poner corazón a las palabras, o lo que es lo mismo, definirnos en lo que expresamos y decimos; a hacer de cuanto verbalizamos una "expresión consciente" y llena de amor hacia las palabras que decimos y a lo que con ellas aludimos.
Estamos ante el reto de hacer del diálogo un intercambio de "expresiones significativas" llenas de sentido, que llenen a quien las diga y plenifique a quien las escuche.
Texto del libro:  MI ALEGRÍA SOBRE EL PUENTE. 
                 Un libro para que sea tu corazón el que se asome al mundo a través de la ventana de tus ojos. 
                 Videoclip 1. http://bit.ly/1zDGpoF  
                 Videoclip 2. http://bit.ly/1z9fLnI

Autor, entre otros, de 
publicados por la Editorial Desclée de Brouwer.
    FACEBOOK. "José María Toro Alé" https://www.facebook.com/josemariatoro
    Canal Youtubehttp://www.youtube.com/jomato1961
    TWITTER: @josemariatoro http://twitter.com/josemariatoro

No hay comentarios:

Publicar un comentario