viernes, 30 de mayo de 2014

LOS PEQUEÑOS TIRANOS.



A veces el pequeño cuerpo de un niño puede albergar, desde bien temprano, un gigantesco tirano, tan despiadado como inconsciente, tan poderoso como vulnerable.
Los pequeños tiranos son niños o niñas  que chantajean, imponen sus deseos , insultan e incluso agreden a unos padres que se muestran impotentes, incapaces y sienten que su hijo se les escapa de las manos. Son niños que  muestran  dificultades para mostrar empatía o sentir culpa y presentan una clara intolerancia a la frustración. Rápidamente aprenden a controlar a sus padres con sus exigencias que suelen manifestar a través de conductas disruptivas y extremas.
Buena parte de los llamados niños tiranos han sido criados sin límites familiares ni sociales. En su psiquismo más profundo, el niño sabe que su seguridad depende de los adultos de su entorno más próximo. Por eso, junto al sentimiento de control, poder y dominio que puede sentir el pequeño ante unos adultos blandos, inestables, inseguros o débiles  se despierta en él un oscuro, hondo e inconsciente sentimiento de angustia e inseguridad. ¿Cómo va a sentirse seguro ante quienes han de velar por su seguridad si él mismo, con apenas unos años, los maneja a su antojo? Desde esta angustia en la sombra de unas conductas conflictivas el pequeño tirano no está sino pidiendo que el adulto recupere su lugar y su fuerza, le marque unos límites claros, definidos y contundentes ante los que él pueda rendirse y sentirse protegido y seguro.
El niño tirano es la primera víctima de sí mismo, arrastrando con él todo lo que se encuentra a su paso. Su angustia enmascarada de poderío no es sino la fuente del sufrimiento de los adultos disfrazado de debilidad.
Las nuevas generaciones vienen cada vez con más fuerza y energía. Por eso necesitan de adultos serenos, estables, firmes, conscientes y con la suficiente energía y determinación como para plantarle unos límites claros, no para reprimir la fuerza y energía vital de los niños sino para canalizarla adecuada y convenientemente. Sin límites la conducta de los niños se desborda, y todo desbordamiento es sinónimo de alejamiento del centro, de desconexión de ese espacio interno donde el niño puede encontrar lo mejor de sí mismo.

Nota aclaratoria:
Tomo el término "tiranos" que aparece por primera vez en la obra "El pequeño tirano" (Herder 1991) de Jirina Prekop, psicóloga del Departamento de trastornos del desarrollo del Olgahospital de Stuttgart, conocida, sobre todo, por su terapia de sujeción y que tal vez fue la primera en explicar el fenómeno y señalar qué sujeción y apoyo necesitan los niños para poder desarrollarse sin trastornos. Para nada uso "tirano" como descalificador de los niños sino para señalar una conducta que responde a la angustia generada en los niños cuando los adultos no asumen su rol y no actúan convenientemente. La "tiranía" del niño esconde, por lo general, una angustia que procede de un entorno que no le ayuda a su propio "empoderamiento" ni le muestra el camino hacia la fuerza de la ternura de su corazón.
Conferencia DE LOS NIÑOS TIRANOS A LOS JÓVENES EMPERADORES. Reseña Informativos Lebrija TV.
Reseña realizada por los informativos de Lebrija TV sobre la conferencia "De los niños tiranos a los jóvenes emperadores. ¿Qué les está pasando a nuestros niños y jóvenes"" celebrada el martes 11 de Marzo de 2014 en el Teatro Juan Bernabé de Lebrija.
Puedes acceder al video de la reseña de la conferencia en este enlace:  http://bit.ly/1dVJd9a

 JOSÉ MARÍA TORO. Maestro. Escritor. Formador y conferenciante.
Autor, entre otros, de "Educar con Co-razón" (17ªed.),"La Sabiduría de Vivir"(3ªed.) 
y "Descanser. Descansar para Ser" (3ª ed.)
publicados por la Editorial Desclée de Brouwer.  


MAESTROS DEL CORAZON. Hacia una Pedagogía de la Interioridad. Información libro http://bit.ly/JVhQjX

FACEBOOK. "José María Toro Alé" https://www.facebook.com/josemariatoro
TWITTER: @josemariatoro
Canal Youtube: http://www.youtube.com/jomato196

 

No hay comentarios:

Publicar un comentario