domingo, 7 de octubre de 2012

Entusiasmo: Esperanza y Utopía. Video y texto

Video para reavivar el entusiasmo, renovar la esperanza y reafirmar el compromiso con la Vida.
00:00 1ª parte: Textos de José María Toro (extraídos del libro "La Sabiduría de Vivir".Editorial Desclée)
Imagen: "Artificial Melancholy" de "oliverdigitalart" Productions. Música: "503" (BSO Angels and Demons")
04:50 2ª parte: Fragmento del discurso de Charles Chaplin en la película "El gran dictador". Del video "Mensaje para la humanidad".Música: "Time" (Hans Zimmer)
TEXTOS DEL VIDEO:


ENTUSIASMO: ESPERANZA Y UTOPÍA.
No hay nada más peligroso que una persona enamorada de una “Utopía” y entregada totalmente a ella.
No hay nada más desafiante que grupos humanos que siguen manteniendo su empuje, sus ganas y su entusiasmo por transformarse a sí mismos y mejorar el mundo.
Si algo no tolera el poder es la insistencia, la permanencia y la terquedad de quienes, “permanentemente descontentos pero alegres” extienden y propagan un Mundo muy diferente del que ya son primicia.
No hay nada que pueda vencer al sencillo pero impresionante gesto de quienes, sin salirse ni evadirse de la realidad, no son absorbidos ni disueltos en ella.
Personas cuyas vidas, en los más simples gestos y acciones de cada día, son un vivo testimonio, una manifestación clara y una expresión diáfana de que “se puede ser y vivir de otra manera”.
Nada hay en este mundo que pueda vencer a quienes, desde el corazón, con las manos abiertas y levantando su mirada al cielo, gritan con la misma fuerza del viento:
Yo soy Entusiasmo. Yo soy la intención amorosa de la semilla por germinar aunque la escarcha haga tiritar de frío mis pétalos o el sol abrase luego mis frutos”.
La evolución no sólo es posible sino inevitable.
La pérdida de esperanza es señal inequívoca de nuestra progresiva, sutil e imperceptible acomodación e instalación en un sistema que nos mantiene hipnotizados, dormidos y alienados.
El reto de la esperanza no consiste en esperar sino en adelantar eso que se “a-guarda”. Esto convierte el tiempo de la esperanza no en un tiempo de espera sino de acción y movimiento.
 “El tiempo de la esperanza no es el tiempo de la espera cuando lo que se espera ya está aquí, en nosotros, aunque sólo sea a manera de esbozo”.
Así como “la esperanza no espera, sino que adelanta” la utopía es la encarnación de las aspiraciones, el contagio de los anhelos, la actualización de las potencialidades, la realización de las posibilidades.
La persona utópica es, esencialmente, una persona realista ya que hace real, porque los vive, los ideales a los que aspira y, lejos de ser un iluso o soñador, es siempre alguien despierto y lúcido que despierta y aviva la conciencia de otros.
El utópico es realista no porque pida lo imposible sino porque atestigua con su vida la posibilidad de lo que propone y la belleza de todo aquello que hace consiste, precisamente, en que algo de la Utopía y de la Verdad pase a la realidad.

Textos del libro: LA SABIDURÍA DE VIVIR (2ª ed.) Editorial Desclée


Discurso "El Gran Dictador".

Lo siento.

Pero yo no quiero ser emperador. Ese no es mi oficio, sino ayudar a todos si fuera posible. Blancos o negros. Judíos o gentiles. Tenemos que ayudarnos los unos a los otros; los seres humanos somos así. Queremos hacer felices a los demás, no hacernos desgraciados. No queremos odiar ni ayudar a nadie. En este mundo hay sitio para todos y la buena tierra es rica y puede alimentar a todos los seres. El camino de la vida puede ser libre y hermoso, pero lo hemos perdido. La codicia ha envenenado las armas, ha levantado barreras de odio, nos ha empujado hacia las miserias y las matanzas.

Hemos progresado muy deprisa, pero nos hemos encarcelado a nosotros mismos. El maquinismo, que crea abundancia, nos deja en la necesidad. Nuestro conocimiento nos ha hecho cínicos. Nuestra inteligencia, duros y secos. Pensamos demasiado, sentimos muy poco.
Más que máquinas necesitamos más humanidad. Más que inteligencia, tener bondad y dulzura.
Sin estas cualidades la vida será violenta, se perderá todo. Los aviones y la radio nos hacen sentirnos más cercanos. La verdadera naturaleza de estos inventos exige bondad humana, exige la hermandad universal que nos una a todos nosotros.
Ahora mismo, mi voz llega a millones de seres en todo el mundo, millones de hombres desesperados, mujeres y niños, víctimas de un sistema que hace torturar a los hombres y encarcelar a gentes inocentes. A los que puedan oirme, les digo: no deseperéis. La desdicha que padecemos no es más que la pasajera codicia y la amargura de homres que temen seguir el camino del progreso humano.
El odio pasará y caerán los dictadores, y el poder que se le quitó al pueblo se le reintegrará al pueblo, y, así, mientras el Hombre exista, la libertad no perecerá.
Soldados.
No os entreguéis a eso que en realidad os desprecian, os esclavizan, reglamentan vuestras vidas y os dicen qué tenéis que hacer, qué decir y qué sentir.
Os barren el cerebro, os ceban, os tratan como a ganado y como carne de cañón. No os entreguéis a estos individuos inhumanos, hombres máquina, con cerebros y corazones de máquina.
Vosotros no sois ganado, no sois máquinas, sois Hombres. Lleváis el amor de la Humanidad en vuestros corazones, no el odio. Sólo lo que no aman odian, los que nos aman y los inhumanos.
Soldados.
No luchéis por la esclavitud, sino por la libertad. El el capítulo 17 de San Lucas se lee: "El Reino de Dios no está en un hombre, ni en un grupo de hombres, sino en todos los hombres..." Vosotros los hombres tenéis el poder. El poder de crear máquinas, el poder de crear felicidad, el poder de hacer esta vida libre y hermosa y convertirla en una maravilosa aventura.
En nombre de la democracia, utilicemos ese poder actuando todos unidos. Luchemos por un mundo nuevo, digno y noble que garantice a los hombres un trabajo, a la juventud un futuro y a la vejez seguridad. Pero bajo la promesa de esas cosas, las fieras subieron al poder. Pero mintieron; nunca han cumplido sus promesas ni nunca las cumplirán. Los dictadores son libres sólo ellos, pero esclavizan al pueblo. Luchemos ahora para hacer realidad lo prometido. Todos a luchar para liberar al mundo. Para derribar barreras nacionales, para eliminar la ambición, el odio y la intolerancia.
Luchemos por el mundo de la razón.
Un mundo donde la ciencia, el progreso, nos conduzca a todos a la felicidad.
Soldados.
En nombre de la democracia, debemos unirnos todos.

JOSÉ MARÍA TORO. Maestro. Escritor. Formador y conferenciante.
Autor, entre otros, de "Educar con Co-razón" (17ª ed.), "La Sabiduría de Vivir" (3ª ed.) y "Descanser. Descansar para Ser" (3ª ed.) publicados por la Editorial Desclée de Brouwer.

Información SOBRE EL AUTOR:
http://www.edesclee.com/index.php/manufacturers,567
Página FACEBOOK. "José María Toro Alé" https://www.facebook.com/josemariatoro
TWITTER: @josemariatoro
Enlace a Canal Youtube: http://www.youtube.com/jomato1961

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada