martes, 11 de noviembre de 2014

El maravilloso encuentro. Entre la Escuela del Corazón y la Escuela para Aprender a ser feliz.

Luciamelia García.

Quiero contarles que cuando uno admira y sigue a un autor como José María Toro y después la vida te da la oportunidad de conocerlo personalmente, se convierte en un verdadero regalo. Regalo que comienza de una manera creíble y armónica en una reunión de amigos de La Escuela para Aprender a Ser Feliz. Surge que José María está en Canarias y va a dictar un curso, inmediatamente  manifiesto a mis amigos de la Universidad de La Laguna, lo interesada que estoy de conocerlo, acto seguido aparece una invitación en mi email al Curso, ( gracias Helena, gracias Amador, gracias Antonio) no creo, para nada, en las casualidades, creo en Dios y en las causalidades.
Así me veo sentada frente al Maestro como una inquieta aprendiz, dispuesta a  participar del acto  más noble que un ser pueda aportar como Maestro,  que como  lo define en el prólogo de su libro  Educar con el Co-razón Silvia de Toro, “ser maestro es más que enseñar”.  Relatar la experiencia vivida en el curso con José María Toro y su Escuela del co-razón  en Tenerife (Islas Canarias, España) fue para mí un reencuentro como Maestra con la Pedagogía sencilla, simple y creativa como él te la hace vivir, a través de su presencia, presencia abierta,  presencia que actúa, presencia que expresa y se expresa con el cuerpo, con la sonrisa, con la voz.
 Cuando explicaba en entrega total de la experiencia, la importancia de la cara del educador como “el espejo público”  convertido en un reencuentro consigo mismo y también en un espacio para el reencuentro con los niños,  yo miraba la coherencia entre lo que dice, lo que escribe , lo que transmite y lo que siente; una sola línea  directa al corazón de un amor que se desborda a manos llenas por lo que hace, que se desborda en la emoción serena y plácida de ser maestro real del corazón. Ese corazón que tantos docentes dejan en casa, en la paga por la jornada y no contactan con los discípulos pequeñitos que solo buscan su corazón, esa vocación perdida en las facultades de educación abarrotadas de alumnos que no consiguieron cupos en otras carreras y terminaron en educación.
Donde tampoco sus ojos hacen contacto con el corazón del docente universitario para retomar, reencausar su vocación. Cada anécdota, ejercicio, reflexión era un reencuentro con ese amor por la actividad docente.  El tema de la sonrisa me impactó y más ahora con el libro en mi mano y en mi co-razón “Hoy, quizás más que nunca, es preciso devolverle la sonrisa a los rostros de los niños y al semblante de sus maestras y maestros” y yo algo atrevida como directora de la Escuela para Aprender a Ser Feliz les digo: hay que devolverle la sonrisa al mundo “Maestros de la Alegría”, a cada uno de ustedes que  leen ahora, es que tendremos responsablemente que convertirnos en un ejército silencioso de sonrisas para el mundo, desde tu casa hasta la casa de los otros o la casa de todos.
El maestro José María dice: “La sonrisa ha de estar presente” en las escuelas. Sin sonrisas y sin alegrías que ella dibuja o revela, no hay educación saludable ni gozosa. Es preciso recuperar la escuela, la educación toda, como un espacio para la sonrisa, el humor y la alegría”.  En total acuerdo maestro, en total acuerdo del corazón, gracias, gracias, gracias, por permitirme ser tu discípula, por permitirme  afianzar que es una obligación de todos los que estamos en el camino de la educación, unirnos en un solo camino para recuperar, retomar y devolverle al maestro su espacio, a la escuela su lugar, a los niños y adultos, su derecho a ser feliz con co-razón.
 Gracias, gracias, gracias, maestro, por recordarnos a todos los profesionales de todas las disciplinas, que para estar donde cada uno tiene hoy en día un espacio como: médicos, ingenieros, periodistas, abogados, psicólogos, administradores, economistas, enólogos, geólogos, maestros, profesores, filósofos, trabajador social, musicólogos, informáticos, cocineros, enfermeras, amas de casa, plomeros, albañiles, astrólogos, carpintero, bibliógrafos, bibliotecarios, biólogos, climatólogo  etc, pasaron por las aulas de una escuela.
Gracias por leer; les recomiendo ampliamente el libro de José María Toro Educar con “ Co-razón”
Un gran abrazo hasta nuestra próxima reflexión de aprendizaje feliz, un gran abrazo.
Luciamelia García. 
Fundadora y Directora de la  Escuela para aprender a ser feliz.
Profesora de la Universidad Católica Andrés Bello. Caracas (Venezuela)

JOSÉ MARÍA TORO. Maestro. Escritor.  Formador.
Autor, entre otros, de "Educar con Co-razón" (14ª ed.),
"La Sabiduría de Vivir" (3ª ed.)
"Descanser. Descansar para Ser"(2ª ed.)   
publicados por la Editorial Desclée de Brouwer.  
MAESTROS DEL CORAZON. Hacia una Pedagogía de la Interioridad. 

Información libro http://bit.ly/JVhQjX



FACEBOOK. "José María Toro Alé" https://www.facebook.com/josemariatoro  

TWITTER: @josemariatoro 
Canal Youtube: http://www.youtube.com/jomato1961


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada