sábado, 29 de septiembre de 2012

Cuento. Por cuatro esquinitas de nada

CUENTO "POR CUATRO ESQUINITAS DE NADA" (Jerome Ruillier).
ADAPTADO POR MAYTE CALAVIA CON ALUMNOS DEL CEIP EL ESPARTIDERO DE ZARAGOZA.
Un cuento sobre la diversidad, la aceptación de lo diferente y la convivencia.


viernes, 21 de septiembre de 2012

Sí a la Paz.




  A  LA  PAZ 
“ Bienaventurados los no violentos,  
porque ésos van a heredar la tierra (…)
Bienaventurados los que trabajan por la paz,
    porque a ésos los va a llamar Dios hijos suyos”
                                                            (Mateo 5: 5,9)


Intenta realizar fielmente lo que a continuación te indico:  NO te imagines un gigantesco elefante de color rosa encima de un árbol.
Muy probablemente, yo diría que con toda seguridad, a pesar de haberte pedido que NO lo imaginases has acabado creando la imagen mental que tenías que evitar.
Lo que quiero expresar es algo mucho más profundo e importante que un mero juego.
Quiero insistir en la importancia de lo que pensamos, de lo que decimos y, sobre todo, de la manera como lo decimos.
Esto es algo que la psicología de la comunicación ya ha puesto de manifiesto: hay que ser muy cuidadoso en el uso de las negaciones porque a veces no conseguimos sino dar más fuerza, realce o valor a aquello que, paradójicamente, queremos negar.
Algo similar a cuando le decimos a un niño “NO abras ese cajón”.  Ese “no” no hace sino abrir la curiosidad del niño y es muy probable que, en cuanto pueda, lo abrirá para ver su contenido. No pocas veces el prohibir no hace sino alentar, suscitar aquello que se quiere evitar.

Por esta razón es preferible siempre un enfoque “afirmativo” desde el que se hace referencia no a lo que se debe eludir, rehusar, impedir o prevenir sino a aquello que se ha de favorecer, provocar, movilizar o afirmar.
No es lo mismo decir “no hables” que “escucha esto tan interesante que dice….”  o “tu silencio nos ayuda a todos”.
El énfasis se hace no tanto en ir negando, oprimiendo o reprimiendo lo negativo cuanto en afirmar lo positivo.

Todo el mundo está plagado  con pegatinas, slogans, gritos, expresiones con el “NO A LA GUERRA”. 
Siendo tan importante y tan sentido este grito que desde lo más hondo de nuestro corazón late en estos tiempos no podemos olvidar que no siempre que digo “no a la guerra” estoy afirmando la paz. 

Porque aún no habiendo guerra puede no estar viviéndose en paz.
Si no hay guerra pero tampoco justicia, la paz está ausente.
Todo sí a la paz excluye toda forma de guerra, agresión y violencia.
Pero no todo “no a la guerra” lleva consigo una afirmación de la paz.
De hecho, incluso los que proclaman la necesidad de la guerra expresan que ellos no la quieren e incluso llegan a caer en la esquizofrenia de afirmar que defienden la guerra como medio para conseguir la paz. 

El “sí  a la paz” va mucho más allá de un simple impedir que las bombas caigan sobre un pueblo inocente.
Decir “sí a la paz” implica destronar a los tiranos (a los que bajo burdas formas de dictadura  someten a un pueblo hambriento y a esos otros que bajo ropajes democráticos manipulan, engañan e hipnotizan a un pueblo empachado de consumo).
Decir sí a la paz  supone estar dispuesto a renunciar a parte de nuestro bienestar para que el bienestar se extienda también a los que menos tienen. Decir “sí a la paz” es contraer un compromiso en la forma como resolvemos nuestros conflictos cotidianos (en la familia, en el trabajo, en la calle…).
Decir “sí a la paz” es una llamada a desactivar las bombas que aún están enterradas en mi interior, es una convocatoria al perdón y un silenciamiento de las propias envidias, avaricias y resentimientos.
Decir “sí a la paz” es un modo de no verter la propia agresividad camuflada de pacifismo, es un negarse en rotundo a sacar tajada politica de la guerra (ya sea afirmándola o negándola); es un no comerciar ni petróleo, ni votos, ni acciones de bolsa a cambio de la vida de ningún inocente.


Al gritar desde estas líneas “Sí a la paz” me adhiero a todas aquellas personas que siguen creyendo que “no hay camino para la paz sino que  la paz es el camino” y que siguen confiando en el ser humano como un ser de paz y en el planeta Tierra como algo más que un gigantesco mercado. 
                                  …….   José María  Toro   ……..

FACEBOOK. "José María Toro Alé" https://www.facebook.com/josemariatoro
TWITTER: @josemariatoro
https://twitter.com/josemariatoro 



lunes, 17 de septiembre de 2012

Entrevista a Luís López González. La Vanguardia.15-9-2012

Quiero compartir con vosotros/as esta entrevista hecha a un amigo al que conocí no hace mucho, en una de mis visitas a Barcelona, y con el que sentí una afinidad inmediata.
Compartir la entrevista es sólo un pretexto para compartir su persona. Los dos compartimos en nuestra infancia un mismo espacio vital ya que Luís vivió unos años en Lora del Río, mi pueblo; en nuestra juventud realizamos formaciones afines y hemos ido madurando en la distancia pero al cobijo de un mismo sol. Sobre todo, compartimos una pasión por el cultivo de ese espacio interior donde nos aguarda lo mejor de nuestra Humanidad.

 Entrevista aparecida en la sección "La Contra". La Vanguardia. 15.9.2012
 
Cuál es la gran carencia de nuestra escuela?
Que quiere ser efectiva..., ¡y debería ser afectiva!
¿Afectiva? La neurociencia más avanzada establece que, más que animales racionales, ¡somos animales emocionales!

"Siento, luego existo", dice Damásio.
Sí. Corregido el "Pienso, luego existo" de Descartes, sabiendo ya que pensamos con el cuerpo y la emoción, ¿por qué la escuela sigue eludiendo esta evidencia científica?

¿Hasta qué punto la elude?
¿Está ayudando al alumno a autoconocerse, a entender su interior, a gestionar sus emociones, a formarse una cosmovisión y un proyecto de vida propio? No, no, no y no.

Enseña a leer, dividir y la capital de Francia: ¿acaso eso no está bien?
La mente sabe, pero el cuerpo conoce: ¡enseñemos al alumno a leer los mensajes de su ser íntimo, a interpretar sus emociones, a escuchar su cuerpo!

¿Puede enseñarse eso?
¡Sí! Se aprende y se adiestra: ¡eso es educar! ¿O el objetivo de la educación es capacitar para ser muy eficaz en lo económico? Mire, el objetivo de la educación debería ser uno y principal: la felicidad del ser humano.

¿Y qué entiende por felicidad?
La autorrealización, ¡no la contabilidad!

¿Algún ejemplo?
Una alumna mía gozaba con la fotografía y soñaba con dedicarse a eso. Yo la animaba, pero su padre la convenció para que estudiara Derecho y ganara dinero. Qué lástima...

¿Acaso renuncia usted a ganar dinero?
Ya he aprendido que acumular dinero me gratifica menos que hacer lo que me llena y que compartir, cooperar, ayudar...

¿Manda lo económico en la escuela?
Aún rinde culto a Santa Competencia y Santa Excelencia: aún educamos para el codazo y la exclusión. ¡Eduquemos para la bondad, la belleza y la verdad! Para la humanidad.

Suena muy bien, sí.
En vez de personas competitivas y excelentes, saldrían personas excelsas: amantes de lo verdadero, bello y bueno.

¿Cómo se educa así?
Educamos a los jóvenes para ser brillantes en la logosfera, la tecnosfera, la iconosfera... ¡Y los hacemos analfabetos en la sensosfera!

¿Qué es la sensosfera?
El universo de las sensaciones, los sentimientos, las emociones, la empatía... Los pilotos contra las Torres Gemelas eran brillantes en todo... y analfabetos en sensosfera.

¿Y cómo alfabetizar en sensosfera?
Por ejemplo, con nueve herramientas que he aislado tras cotejar técnicas de todas las tradiciones culturales y espirituales.

Enúncielas, por favor.
Atención. Respiración. Visualización. Habla. Conciencia postural. Sentidos. Energía corporal. Capacidad de soltar. Y enfoque emocional (focusing).

Ilústrelas con algún ejemplo práctico.
Primero educo al alumno en la llamada pausa revolucionaria.

¿En qué consiste?
En guardar silencio y cerrar los ojos... un rato. Luego pregunto: "¿Cómo te sientes hoy, ahora? Presta atención a tu cuerpo, haz un barrido y detecta las sensaciones menos agradables, conflictos, dolencias... y obsérvalas. Y, sin juzgarlas, ¡anótalas, dibújalas!".

¿Para qué?
Así aprende a desidentificarse de sus sensaciones, emociones y pensamientos. Así comprende que están... ¡pero no son él!

¿Es esto educativo?
¡Muchísimo! ¿Acaso te pegarás con otro por una simple emoción que no eres tú en el fondo? El joven descubre una distancia entre lo que siente y el ser, la vivencia del ser profundo, la llamada ipseidad.

Describa la ipseidad.
Paz. El fondo del ser... ¡es pacífico! Está en la mirada al interior, en inglés, mindsight.

¿Hay paz en el interior de cada uno?
Sí. Y estas técnicas ayudan al alumno a descubrirla dentro de sí.

¿Con qué beneficios?

Mayor capacidad para concentrarse, pacificación del clima del aula, mejor rendimiento académico, bienestar emocional y autoconocimiento.

Expóngame algún otro ejercicio práctico educativo en la sensosfera.
Uno para niños pequeños: "Dibuja tu nombre propio". ¡Así empieza a autoconocerse! Otro: cantamos juntos las vocales y consonantes, y les dices: "Fijaos cada uno en qué sonidos os hacen sentir mejor... y componed vuestro mantra para hoy"...

Otro más.
El profesor les hace cerrar los ojos, visualizar un volcán y recorrer sus partes: ¡así aprenden más rápido y mejor!

¿Qué es el focusing o enfoque emocional, la última herramienta que ha citado?
Focalízate en lo que sientes en tu pecho y pregúntale qué está pidiéndote: ¡escucha, te ayudará a actuar!

¿Me fío de lo que me pida el cuerpo?
Quedarse sólo en el intelecto es cojo. La razón se siente. ¡Einstein sintió que "E=mc2" antes de llegar a formularlo así! Joven: estarás en paz si alineas lo que sientes, piensas y haces.

¿Algún consejo final para estudiantes?
¡Sonríe! Decenas de músculos se relajan así. ¡Y sonríete a ti mismo! Si has estudiado, sonríe: el examen te irá bien. Si has estudiado poco, sonríe: sabes que el examen te irá menos bien. ¡Esto es inteligencia emocional!


Luis ha ido dando "cuerpo" a su propuesta educativa encarnándola en el programa TREVA.

http://www.programatreva.com/


domingo, 16 de septiembre de 2012

"No hay....". Videotexto



"NO HAY". Texto original de José María Toro.
Del libro "La Sabiduría de Vivir" (3ª edición) (Editorial Desclée);

Música: My name is Lincoln (BSO The Island).
Heart of courage (BSO Pearl Harbour)



      
                                                   TEXTO DEL VIDEO:

                                  No  hay .......

Para saber hacia dónde nos conduce nuestro destino no hay mapas.

Para aprender el oficio del vivir no hay academias.

Para recompensar el trabajo realizado con amor y generosidad no hay medalleros.

Para los que no tienen prisa no hay ningún podium.

Para ver las segundas intenciones no hay gafas ni microscopios.

Para sentir el grito de las injusticias antes de que se cometan no hay auriculares ni megáfonos.

Para avanzar hacia nuestra verdad más profunda no hay atajos ni autopistas.

Para la elección de la opción más justa y conveniente no hay urnas, ni sondeos ni votaciones.

Para medir la presión de la opresión no hay barómetros.

Para pesar el dolor del sufrimiento injusto no hay báscula,  ni medida ni romana.

Para amar no hay límite, a sabiendas que en el amor siempre alcanza el extremo, sin llegar a los excesos.

Para medir la calidez de un gesto amoroso no hay termómetros.

Para perdonar sólo precisamos comprender que no hay nada que perdonar porque todo está pendiente de ser comprendido, acogido y amado.

Para alcanzar la felicidad no hay que buscarla, sino reconocer que ya está en nosotros.

Para llegar no hay que correr sino no perdernos en el camino.

Para saborear cada segundo no hay relojes ni cronómetros.

Para ser no hay que hacer nada.

JOSÉ MARÍA TORO. Maestro. Escritor. Formador y conferenciante.
Autor, entre otros, de "Educar con Co-razón" (16ª ed.), "La Sabiduría de Vivir" (3ª ed.) y "Descanser. Descansar para Ser" (3ª ed.) publicados por la Editorial Desclée de Brouwer.
COAUTOR del libro  MAESTROS DEL CORAZON. Hacia una Pedagogía de la Interioridad. 


FACEBOOK. "José María Toro Alé" https://www.facebook.com/josemariatoro
TWITTER: @josemariatoro

viernes, 14 de septiembre de 2012

La incorporación dermoética.



Es éste un anuncio publicitario que sirve de presentación pública de una nueva “empresa” que propongo y presento como una oferta alternativa a uno de los emporios económicos de mayor crecimiento en los últimos años: la corporación dermoestética.

La incorporación dermoética es una “empresa”, no en el sentido de negocio sino en el de ocupación, tarea, labor o cometido. 
No tiene sede, ni logotipo, ni administradores ni libro de cuentas. 
No se publicita ni financia sus servicios, simplemente porque está al alcance de todos y porque nunca la imposibilidad económica es un criterio de exclusión para poder hacer uso de sus servicios.

No es una “compañía”, pero promueve la convivencia; no es una “sociedad” pero hasta el más mínimo de sus movimientos tiene un carácter y proyección social.

No es una “firma”, porque su quehacer es básicamente humilde y anónimo.

No realizamos ningún lifting o estiramiento de arrugas sino que invitamos a nacer de nuevo y a vivir con dignidad y agradecimiento la edad que se tiene.
 
No cuidamos de la apariencia sino de la presencia de la persona, como modo de presentar su esencia, sus mejores energías, sus sentires más humanos y sus aspiraciones más elevadas.

Lo que instalamos son procesos de reconstrucción de nuevos “cielos” y no aires acondicionados que simplemente permitan seguir respirando y viviendo, pero en el mismo infierno.

Fomentamos un mirar y escuchar el cuerpo por dentro y no un cuerpo que sea sólo mirado y admirado por fuera.

No hacemos ninguna prótesis..... tan sólo ayudamos a quitar lo que sobra y lo que  impide desarrollar y expresar lo mejor que somos.

No sometemos el cuerpo a la más mínima agresión. Lo cuidamos con la reverencia y respeto que exige su carácter de expresión del Espíritu.

No lo recubrimos de botox o silicona sino de luz y energía. No lo marcamos con ningún tatuaje sino que lo ungimos con el sello de nuestra "divina humanidad".

El cuerpo no es un escaparate sino un templo sagrado. Es el “topos” de la expresión y manifestación de la verdadera naturaleza humana y espacio para la epifanía de la Belleza.
Es un espacio para que se reflejen en él las cualidades del “adentro” y no una pantalla de destellos de última moda. 

Nuestros tratamientos no quieren sino hacer de la piel el envoltorio sano de un tesoro santo y favorecer que sus poros no rezumen sino paz, amor y alegría.
                          



JOSÉ MARÍA TORO 
Extraído del libro LA SABIDURÍA DE VIVIR. 
Editorial Desclée (3ª edición), págs. 113-114.





jueves, 13 de septiembre de 2012

Intervención en la CLAUSURA del III Encuentro A.P.F.Tonucci.3.6.2012

Intervención de José María Toro en la mesa de CLAUSURA del III Encuentro Nacional de la Asociación Pedagógica Francesco Tonucci (APFRATO) celebrado en Granada los días 1,2 y 3 de Junio de 2012.

Con la participación de Amparo Tomé, Tonucci, Joan Vaello, Carme Boqué, José Luís García, José Luís Bimbela, José Antonio Binaburo, Javier Campos, Carlos Sampedro, Jaume Carbonell, José Antonio Marina, Mar García y Maria del Mar Romera.


Pueden verse los videos completos del Encuentro en:
http://apfrato.blogspot.com.es/search/label/III%20ENCUENTRO%20NACIONAL

IDEAS BÁSICAS DEL VIDEO:
Un cambio en la mirada. Vemos el mundo “como somos”.
No hay niños “especiales” ni “diferentes” sino “diversos”.
Un científico qué ve cuando mira a su hijo: ¿secuencias de ADN o un misterio que es inabarcable?
Importancia de la “actitud del científico”: la paciencia.
Relación familia-escuela.
Los niños ven al maestro a través de los ojos de sus padres.
Los alumnos ven a sus compañeros a través de los ojos de sus maestros.
Reconstruir otro modo de presencia de los educadores.
….
La pieza clave en el cambio del sistema educativo es el maestro.
Qué tipo de maestro formar

Información SOBRE EL AUTOR:
http://www.edesclee.com/index.php/manufacturers,567
Página FACEBOOK. "José María Toro Alé" https://www.facebook.com/josemariatoro
TWITTER: @josemariatoro
https://twitter.com/josemariatoro
Enlace a Canal Youtube: http://www.youtube.com/user/jomato1961/